Monumento a Martínez Campos. Fotos 1, 3 y 7: JC Martín Lera. Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid. Fotos 2, 4, 5 y 6: Jonás Bel. Dirección General de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid.

Fecha

Inaugurado el 28 de enero de 1907

Material

Bronce.
Pedestal en caliza y arenisca.

Emplazamiento

Parque del Retiro. Plaza de Guatemala
¿Cómo llegar?

El Parque del Retiro acoge este impresionante monumento al capitán general Arsenio Martínez de Campos y Antón (Segovia, 1831 – Zarauz, 1900), promovido por el marqués de Cabriñana y financiado mediante suscripción pública, a la que se sumaron de inmediato la familia real, el Gobierno, el Ejército, los Cuerpos Colegisladores y los principales círculos, junto a particulares y entidades bancarias.

Tanto el marqués de Cabriñana, promotor del monumento, como a Mariano Benlliure recibieron la Gran Cruz del Mérito Militar por la ejecución de esta obra.

Martínez Campos destacó por su lucha contra los carlistas, su participación en las guerras de África, México y Cuba y por su pronunciamiento en 1874 para restaurar la monarquía borbónica. Desarrolló, posteriormente, una carrera política que le llevó a ser presidente del Consejo de Ministros y ministro de Guerra por el Partido Conservador.

Antes de que se convocara un concurso para realizar el monumento, algunos de los escultores más importantes del momento, como Benlliure, Querol, Trilles y Marinas se ofrecieron a realizarlo, presentando sus propuestas. Los proyectos mejor valorados fueron los de Mariano Benlliure y Agustín Querol, por lo que se les propuso fusionar sus ideas, de tal forma que Benlliure realizaría la estatua y Querol el pedestal.  Sin embargo, Agustín no estuvo de acuerdo con los términos económicos y Mariano asumió la totalidad del monumento.

Otros proyectos de Benlliure, como los monumentos del teniente Ruiz o el general Cassola avalaban su trayectoria y experiencia en este tipo de obras y el escultor no defraudó. Centró toda la atención en la figura en bronce del general, montado a caballo, y sobre un promontorio, sin nada que reste protagonismo a la escultura. Aparece vestido modestamente, con un uniforme de campaña y un capote con el cuello subido que le tapa los hombros y es ligeramente mecido por el viento. La actitud sobria e impertérrita del militar contrasta con la del caballo que, en un extraordinario escorzo, muestra su agotamiento.

El pedestal, de planta rectangular y ligeramente escalonado, remata en un plinto en forma de peñasco donde un exquisito bajorrelieve en piedra de Novelda se extiende por dos de sus caras para representar un episodio de la batalla de Castillejos, en la que tomó parte Martínez Campos.En el frente, una panoplia en bronce donde destacan un estandarte de caballería y una bandera de Infantería, aluden a los mismos hechos.

El monumento fue inaugurado en 1907 en el Retiro, en el lugar donde se hallaba el estanque llamado de los Cisnes, si bien la plaza que lo rodea sería remodelada y embellecida tras la Guerra Civil, sustituyendo la barandilla metálica y ajardinamiento de su alrededor por una lámina de agua.

En 2022, coincidiendo con el 75 aniversario de la muerte de su autor este el monumento será objeto de una limpieza y restauración de acuerdo con los criterios de intervención impulsados tanto por organismos internacionales como por los códigos de buenas prácticas sobre restauración monumental.