Monumento a Goya. Fotos 1, 2 y 3: Copyright © 2018 Antonello Dellanotte. Fotos 4, 5 y 6: Jonás Bel. Dirección General de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid. Fotos 7 y 8: Tarjeta postal antigua del monumento a Goya frente a la Casa de Fieras del Retiro.

Fecha

1902.
Inaugurado el 5 de junio de 1902.

Material

Bronce.
Pedestal de mármol.

Emplazamiento

Calle Felipe IV, frente a la fachada norte del Museo del Prado
¿Cómo llegar?

El alcalde de Madrid, Alberto Aguilera, quiso levantar un gran monumento que homenajeara al extraordinario pintor zaragozano. La idea de Aguilera consistía en una gran fuente monumental, ubicada frente a la ermita de San Antonio de la Florida, donde descansan los restos del artista. En el centro de dicha fuente, sobre una isla-pedestal, se levantaría la estatua al pintor. Para este proyecto contactó con Mariano Benlliure, quien realizó unos primeros bocetos del monumento.

Por motivos económicos se decidió prescindir de la fuente y el proyecto se concentró en la estatua del insigne pintor representado en una etapa madura. Benlliure consultó diversos retratos y autorretratos del artista para esculpir el rostro de Goya, inspirándose en el que realizara Vicente López. El escultor consiguió captar el carácter y genio del pintor a través del gesto y la mirada. La figura de bronce, de pie, con una pierna adelantada, viste ropas típicas de principios del siglo XIX y porta en la mano un sombrero similar al que el artista usaba en algunos de sus autorretratos.

El pedestal de mármol destaca por su originalidad y su fuerza narrativa. El escultor aprovechó las caras de los cuerpos inferiores para tallar diversas escenas relacionadas con las obras maestras del pintor. Así, una selección de doce grabados de la serie de Los Caprichos, perfectamente trabados entre sí, conviven con La maja desnuda: Al sur, sobre la figura de la maja, Se repulen (51) y Soplones (48); al este El sueño de la razón produce monstruos (43), Donde va la mamá? (65) y Volaverunt (61); mirando al norte Chitón (28) y No te escaparás (72); en el ángulo entre esta cara y la siguiente Pobrecitas! (22); y al oeste Mucho hay que chupar (45), Linda maestra! (68), Miren que grabes! (63) y Porque esconderlos? (30).

El monumento no fue colocado en la ubicación sugerida por Aguilera, sino que se inauguró en 1902 delante de la Casa de Fieras, en el paseo de Coches del Parque del Retiro. Sin embargo, unos años más tarde el alcalde Eduardo Vicente decidió trasladarlo a la calle Goya, cerca del cruce con la calle Velázquez. En esta ubicación la escultura sufrió un fatídico accidente, cuando en 1946 un cable suelto de un tranvía provocó su rotura. Tras ser restaurado, el monumento encontró un nuevo y más seguro emplazamiento, en la calle Felipe IV, frente al Museo del Prado.